Persona 3, para la PS2

Persona 3, para la PS2

Este juego resulta ser un RPG un tanto atípico ya que se escapa de los tópicos para poder ofrecer una experiencia de vida real, ofreciendo una formula poco común para los aficionados del genero. Atlus, propone en las manos del jugador la vida de un joven adolescente de 17 años recién arribado a un instituto japonés. Un juego cargado de emotividad y profundidad, características no perdidas de la compañía japonesa.

El juego asegura total diversión, ya que mantiene a la expectativa sobre que sucederá al dia siguiente con nuestros compañeros, cual de ellos llamara, como reaccionara la chica simpática cuando le demos un beso, etc.
Todas estas características y habilidades resultan necesarias para aumentar la afinidad en los distintos tipos de persona.

persona3 ps2

El juego comineza en la residencia femenina de Gekkouken, donde es trasladado el muchacho de 17 años que os comentábamos. Al comenzar nuestro personaje se ve atrapado por la presencia de un niño que prueba al jugador los poderes secretos que posee el personaje que controlamos. El personaje en cuestión es capaz de detectar monstruos de una realidad alternativa que solo es activada a medianoche y de la que solamente podremos vivir, activando nuestro alter-ego. Para ello será necesario entrenar al personaje e ir ascendiendo planta por planta del edificio Tartarus para alcanzar la cima.

Por un lado entonces, el personaje deberá realizar vidas normales, de estudio, de ocio y hasta comprar un regalo, pero por las noches se deberá luchar para intentar derrotar a las “Sombras”.
El titulo posee alrededor de 50 horas, de muy alta calidad con marcados contrastes entre el momento y las zonas de batalla, con el resto del dia y las actividades que realiza nuestro personaje.

Para acabar con los enemigos será necesario dejarlos inconscientes con nuestros poderes, esquivarlos o escapar serán otras opciones. Por suerte el juego ha sido adaptado y doblado al ingles (no al español) de manera impecable.

Sin Comentarios

Deja tu comentario